lunes, abril 02, 2007

versión completa

La respuesta completa que dimos ante la requisitoria de La Platea de Doctrina:

poco a poco se va vislumbrando la "Economía del Segundo Mandato"; comparada con la del primero, tiene menos crecimiento, más inflación y menos superávit fiscal, aunque un punto de partida con un nivel de ingreso un 40% mayor y distribuido bastante mejor que cuando kirchner asumió. las tres desmejoras tienen su explicación razonable: la capacidad de producción difícilmente puede crecer al 8% anual; la normalización de los salarios reales, con tipo de cambio fijo, implica inflación; y el aumento de los salarios por encima de los precios le pega financieramente al gran empleador nacional, el sector público. Lo que todo esto quiere decir es que en el segundo mandato no bastará con las políticas del primero (sentarse a mirar los beneficios de los nuevos precios relativos) para aproximarse a sus éxitos: se necesitará una estrategia para crecer, una política monetaria para controlar la inflación y una institucionalidad fiscal para despejar cualquier duda sobre el futuro de las cuentas públicas.

5 comentarios:

Anónimo dijo...

Cristal Clear.

El problema es si en la pingüinera lo tienen igual de claro.

Anónimo dijo...

"..la normalización de los salarios reales, con tipo de cambio fijo, implica inflación..."
No entiendo, si crece la productividad?? Tipo de cambio fijo?? y si es reptante?? de nuevo y si crece la productividad???

chrystto dijo...

Me parece muy dificil que el gobierno pueda cambiar algo en el sentido que esperamos, por varios motivos:
1- estos cambios implicarían tocar intereses de sus actuales aliados.
2- En vista de las expectativas creadas en torno a las elecciones, para considerarlas un triunfo oficialista tendrian que tener por lo menos el 50% de los votos, muy dificil.
3- No creo que tengan la intención de hacerlo, porque este modelo les resulta muy como y van a tratar (lo estan haciendo) a toda costa estirarlo y en último caso encontrar algún chivo expiatorio potable.

Kadima dijo...

La inflación es un fenómeno monetario, y la moneda depende de las autoridades en todo el mundo, y aún más en la Argentina. Difícilmente podrá frenar la inflación quien no admite responsabilidad alguna en su creación.
La segunda confusión estriba en el peso de la retórica "progresista", que sugiere que lo privado es maligno y egoísta, mientras que lo público es bueno y generoso. Si hay un aspecto en donde resulta notoria su falsedad es en los medios de comunicación. En efecto, dado su carácter abierto, no es para nada evidente que las radios públicas sean "de todos", y que en cambio una fuerza perversa impida a todos escuchar las radios privadas. Por tanto, la diferencia entre la radio pública y la privada no es que la radio pública sea "de todos" sino que el poder político obliga a todos a pagarla y a aceptarla

Anónimo dijo...

Respondiendo a un anónimo sobre la relación TC y productividad. Si la productividad crece como el salario real no hay problema con el TC real. Si crece mas se producirá apreciación cambiaria real ( Japon ). Según un índice elaborado por Ecolatina -entre otros- que muestra el costo laboral unitario corregido por productividad hay todavia un márgen para que el SalReal siga creciendo pero no mucho. Despues, la puja distributiva y sus expresiones políticas - relaciones de fuerza- determinará como y por donde salta

HarryElSucio.